Barcelona censa sus viviendas: 3.600 vacías, 500 okupadas y 664 fincas pendientes de rehabilitación

Barcelona censa sus viviendas: 3.600 vacías, 500 okupadas y 664 fincas pendientes de rehabilitación

El Ayuntamiento de Barcelona ha dado sus primeros datos del censo que inició en 2016 para detectar viviendas vacías: de las 825.756 viviendas que hay en la Ciudad Condal, el Consistorio ha censado 237.657 casas. De estas, hay 3.609 pisos vacíos (un 1,52% de la muestra), de los que el 70% está en manos de particulares. Solo 250 pertenecen a entidades bancarias o sociedades. Además, han localizado 500 pisos okupados y 664 fincas que requiere una rehabilitación.

La muestra parte de dos variables para buscar este tipo de viviendas: los datos del padrón municipal y los datos del consumo de agua (facilitados por la compañía Aigües de Barcelona). La elaboración de este censo no solo ha servido para dar con ese parque de pisos que se encuentran vacíos. El Ayuntamiento ha aprovechado para poder averiguar otros datos reveladores del mercado de la vivienda de Barcelona. Por ejemplo, ha encontrado 428 pisos turísticos ilegales, es decir, sin un número de referencia que les permita realizar esta actividad (los cuales han sido sancionados). También, han dado con 500 pisos okupados y 664 fincas que requieren una rehabilitación para la accesibilidad de sus vecinos.

 El Consistorio ha querido extrapolar esta primera cifra a todo el parque de viviendas y calculan que puede haber unos 13.000 pisos vacíos. Una cifra muy lejos de los 80.000 que dio el Instituto de Estadística (INE) en 2011 o los 31.000 que calculó el anterior Gobierno municipal, con Xavier Trias al mando. Pero ese dato solo se podrá confirmar una vez finalice el censo, con la tercera y última fase que acaba de empezar y esperan dar por finiquitada a principios de 2019. De los 56 barrios que quedan por analizar en esta última etapa, han avanzado que harán el trabajo de campo por distritos.

Los pisos captados como vacíos se traspasarán o bien a la bolsa de alquiler municipal si son de particulares, o bien a la Unidad de Disciplina (proceso de sanción) si provienen de entidades bancarias o sociedades.

Otra de las cosas que han nacido de este censo es la creación de un convenio con los API para que colaboren en aportar viviendas a la bolsa de alquiler municipal. Este acuerdo consiste en que los agentes de la propiedad ayuden también a detectar más pisos vacíos.

El concejal de Vivienda, Josep Maria Montaner, ha declarado que “Los datos nos permite ir por seguro, afianza nuestro plan de vivienda y demuestra que había que aplicar todo tipo de mecanismos para integrar estas viviendas en el mercado inmobiliario de Barcelona”. También ha incidido en que “el caso de Barcelona no es extrapolable al área metropolitana de la ciudad” aunque invita a “que haya un censo similar”.

Cuando hace un mes el Concistorio obtuvo los primeros resultados, Montaner explica que lo que más se incrementó fue la compraventa de segunda mano. “Puede que las entidades hayan vendido el grueso de su stock”, declaró el concejal. De los 3.609 pisos vacíos localizados, 919 son de sociedades de los cuales 51 son de la Sareb.